Hoy os traemos una receta muy muy fácil pero tan deliciosa que seguro que los comensales caen rendidos a vuestros pies.. ¿empezamos?

 Ingredientes:

Pasta fresca rellena (nosotras la hemos escogido rellena de berenjena, sin embargo mi preferida es la que está rellena de ricotta… ¡lo dejo a vuestro gusto!)

Media berenjena

Medio calabacín

Dos cebollas

Medio pimiento rojo

Una pastilla de caldo concentrado

Medio vaso de vino blanco

Aceite y sal

Receta:

En primer lugar vamos a hacer la salsa, porque la pasta se cuece muy rápido y no queremos que se nos pase.

Pelamos y cortamos en cuadraditos finos todas las verduras: el medio calabacín, la media berenjena, las dos cebollas y el medio pimiento rojo.

Empezamos añadiendo en la sartén dos cucharadas de aceite y freímos la cebolla. Cuando empiece a estar dorada, añadiremos el resto de las verduras. El truco para que salga una deliciosa salsa es bien fácil: dejarlo pochar a fuego lento durante un buen rato, aproximadamente veinte minutos.

 A mitad de la cocción (o sea, a los diez minutos y cuando ya están todas las verduras a medio hacer), incorporamos el medio vaso de vino y la pastilla de caldo concentrado. A su vez, este es el momento para añadir la sal a vuestro gusto.

 Mientras se acaban de hacer las verduras, ponemos a cocer la pasta. Mucho cuidado con este tipo de pasta fresca, ya que no necesita más de tres minutos para estar perfecta y tendremos que estar pendientes para que no se nos pase. Es importante cocerla en abundante agua con un poquito de sal, para que no se pegue.

A este plato, le puede quedar muy bien si a la salsa le añadís un poquito de tomate frito, nosotras en esta ocasión no lo hemos hecho pero para la próxima lo probaremos seguro.

 Una vez que tenemos la pasta cocida, retiramos el agua para que no se nos pase y emplatamos con la salsa de verduras. Por último, os recomendamos añadirle un poco de queso rayado por encima y… ¡a disfrutar!

Anuncios